30 de agosto de 2011

Los huracanes y las emociones

¡Gusto en saludarlos(as) de nuevo!

En los momentos en que esto escribo (30 Agosto 2011), el huracán Irene esta haciendo estragos en la costa este de Estados Unidos, destrucción, muerte y perdidas materiales millonarias. Como saben ,es otro golpe a la humanidad en estos tiempos acelerados de cambio físico y espiritual en nuestro planeta. Hay una realidad que no muchos conocen, y es de que el exterior, suele ser el reflejo del interior, en este caso eventos de este tipo ya sean naturales, ya sean provocados, suelen ser la manifestación del estado de conciencia colectiva de toda la humanidad. El agua representa las emociones. El viento representa el movimiento...


En este caso los huracanes reflejan exactamente lo que está pasando en nuestras vidas a nivel colectivo: un tornado de emociones, que giran, que vienen y van en forma vertiginosa, muchas veces dejando daños colaterales en su paso.

La mayoría de las personas actualmente estan sintiendo los estragos del cambio emocional colectivo. A veces el estrés es demasiado, a veces no entienden porque se sienten tan cansados, tan molestos, porque se enojan tan fácil, por qué estamos más intolerantes, o agresivos, o aburridos. Esos son los tornados interiores que estan purificándonos tal y como los tornados exteriores estan purificando el mundo civilizado. Claro, hay consecuencias, mucha gente termina ofendida o lastimada de nuestros tornados emocionales, muchas veces gente que ni conocemos. Es bueno que sepamos esto, que es un fenómeno natural de la energía colectiva de la tierra y de la humanidad que vive sobre ella, todos estamos sufriendo, todos sentimos este cambio, unos son mas concientes de ello, otros se lo atribuyen simplemente a la mala suerte, a la crisis, a la inseguridad social, etc. Pero es recomendable saber que esto también es pasajero y es sanador. Es como cuando limpias una sanitario. Tal vez no te guste lo que veas, tal vez no te guste el aroma que tienes que soportar, pero al final habrás terminado de hacer tu labor de higiene y estará reluciente de limpieza y útil de nuevo. También me gusta el ejemplo de la camisa sucia, para lavarla la pones en la lavadora y esta hace su labor, la sacude, la maltrata, la talla, pareciera que la pobre camisa se hiciera pedazos, pero sabemos que no le pasará nada, sabemos que al contrario, se está limpiando. Una vez terminado, la camisa esta reluciente y limpia para ser usada de nuevo.

Sobre todo en estos tiempos puede ser lo mismo con nosotros como personas, como seres humanos. Olvidamos que nuestras emociones y pensamientos de dolor y estrés, etc, no son una causa sino un síntoma de que es tiempo de que todo aflore a la superficie para ser enfrentado y limpiado. Seguirán sucediendo cosas en este planeta, habrá mas terremotos, huracanes y demás, pero recuerda, no son sino el reflejo de la turbulencia que como humanidad hemos creado dentro de nosotros. Si sientes temor, céntrate en tu divinidad interior, envía bendiciones a tu alrededor, a tu casa, a tu país, a la madre tierra, cúbrelos de pensamientos positivos de aceptación, pide perdón y perdona en la medida que puedas, bendice a los elementales del agua y la tierra, del viento, del fuego,la tierra es un ser vivo y no hace mas que responder a nuestros pensamientos y emociones.

Si eres de los que tenemos la fortuna de ver esos devastadores huracanes en la TV mientras nos tomamos un café en nuestro sillón, demos gracias y aprovechemos el mensaje que nos quieren enviar; que hay un huracán dentro de nosotros que quiere sanar y convertirse, finalmente, en una suave brisa de paz y gozo que acaricie nuestra alma, sólo una vez más.

8 comentarios:

  1. La interrupción del equilibrio que creemos tener, ser conscientes es un primer paso para empezar a armonizar nuestra vida. El agua es limpieza, pero lamentablemente necesitamos este tipo de purificaciones para darnos cuenta del gran ego que como humanidad cargamos y que solamente somos parte del plan divino. Me encantó el escrito, creo que tienes toda la razón. :)

    ResponderEliminar
  2. Creo que tienes toda la razón, este tipo de hechos hace que despertemos, nos demos cuenta que solamente somos parte de un todo y ser conscientes de nosotros mismos es el primer paso para empezar un cambio profundo, eliminando así el ego que como humanidad tenemos. Me encantó :)

    ResponderEliminar
  3. Una vez más la naturaleza refleja nuestras emociones, nada es casualidad.
    Todos somos uno.

    Gracias por tu trabajo al despertar de la consciencia.

    Bendiciones Salvador !!!

    Soraida

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Salvador. Me gustaron tu reflexión y los comentarios relativos a ésta. Es imposible controlar la naturaleza, pero lo que sí está a nuestro alcance es el control de nuestras emociones.

    Gerardo Ávila.

    ResponderEliminar
  5. El sufrimiento propio del temor es parte de la condición humana. Escuché decir al Dalai Lama que cuando los chinos llegaron a bombardear las afueras de su palacio sintió temor "o eso que llamamos ansiedad".

    No importa la creencia que se tenga. El sufrimiento es parte de la vida. A menos que tengamos que sufrir por la verdad, hay que evitarlo. Cuando sufrimos por las razones correctas entonces caminamos por la senda de la madurez porque Dios ha dispuesto en su eterno consejo y amor que todo obre para bien de quienes lo aman.

    Pero ¿qué cuando sufrimos por razones erróneas? Por lo visto, sólo hay una manera de saber cuándo estamos sufriendo inútilmente y cuándo no: conociendo la verdad. ¿Y si la única verdad para mi es que nada es completamente verdad? ¿y si la verdad son mis emociones o estado de ánimo? Entonces sufriremos interminablemente sin aprender.

    ResponderEliminar
  6. Las emociones también pueden ser como una tormenta, llegan, hace su escándalo y se van. El punto es que si mientras estaba la tormenta hicimos cosas o tomamos decisiones que luego nos damos cuenta que no nos convenían al aclararse todo y ver bajo la luz del sol una nueva perspectiva. Las emociones son buenas de todos modos. Son algo muy humano que nos diferencía de dos tres razas frías y calculadoras. Los sentimientos aunados al pensamiento pueden crear cosas increíbles.

    ResponderEliminar
  7. Saludos y bendiciones.

    Las emociones como parte de la experiencia humana son buenas en la medida que nos ayudan a conocer mejor nuestra naturaleza. Sentir y pensar son cosas que no siempre están presentes, de forma holística, en nuestro ser. Algunos piensan que es mejor ser intuitivos que racionales, y otros opinan que al revés. Un balance entre ambos parece ser lo más deseable.

    Las decisiones generalmente nos resultan más sencillas y simples cuando se hallan en sintonía con las emociones que anidan en nuestro ser. Pero no siempre es así. En estos términos es que yo afirmo que es preciso conocer la verdad para poder decidir bien, a pesar de que las emociones que experimentamos sean contrarias a nuestros deseos y pensamientos. Cualquier amante de la sensualidad, por ejemplo, tendrá mis palabras como una invitación a entrar en una especie de olla de presión; y de alguna manera lo es si es que el Espíritu de Dios no mora dentro de nosotros.

    ResponderEliminar
  8. Excelente Salvador, Imaginaba algo asi pero no lo habia analizado a tanto detallecomo tu lo has hecho, te sigo manddando saludos felicitaciones y fuertes abrazos.

    Que la paz y la sanacion sigan acudiendo a tu vida, para que de ahi tu nos las sigas repartiendo como hasta ahora lo has venido haciendo ante nosotros, paz y siempre gozo

    Un abrazo

    ResponderEliminar

¿Qué opinas?